La comunicación y los influencers

Imagina lo siguiente: La mayoría de los adolescentes prácticamente no ve la televisión. Viven al frente de las pantallas de sus teléfonos, intercambiando mensajes, subiendo fotos en Instagram, en Snapchat, etc. En algunos años, sus decisiones de compra son las que más importarán y es por eso que los mercadólogos han empezado a tomarlos en cuenta, pero ¿Cómo llamar su atención si nunca están expuestos a los canales tradicionales?

 

La respuesta parece fácil. Solo necesitamos pensar otra vez en el escenario del comienzo. Si todo el tiempo están “en línea”, es claro que su comportamiento terminará influenciado por las celebridades del internet: youtubers, viners, instagrammers, bloggers, etc.

 

La mayoría de las marcas no reflexiona al respecto, pero actualmente, trabajando con estos personajes (mejor conocidos como influencers) pueden tener un mayor alcance y un mejor resultado que si lo hicieran con medios tradicionales.

 

El internet y las redes sociales han abierto la puerta a que cualquier persona pueda tener una audiencia tan vasta como la de las estrellas de cine. En algunos casos hasta puede ser mayor. A diferencia de los famosos, quienes normalmente demandarían contratos multimillonarios, los influencers digitales aceptan trabajar por tarifas mucho menores a cambio de una mayor exposición.

 

Pero de todos los beneficios de trabajar con influencers, el más importante para destacar es la autenticidad asociada a su persona. Estos personajes son como cualquier otro usuario del internet. Se hicieron famosos por su pasión por los videojuegos o el maquillaje y poco a poco fueron ganando seguidores. Confiamos en ellos como confiaríamos en nuestros amigos. Y esta confianza es un valor inigualable que los medios y la publicidad nunca podrán tener. Esto es lo que termina siendo una versión digital del Word-of-mouth, que según un estudio realizado por McKinsey, el marketing inducido por las recomendaciones de persona a persona genera más del doble de ventas que la publicidad tradicional.

 

Con resultados como estos, es difícil imaginar la razón por la cual muchos prefieren seguir comprando espacios en revistas o en televisión. Además, es claro que el mundo digital permite una libertad creativa mayor que les permite a las marcas hacer cosas que nunca podrían hacer en radio o televisión.

 

Con lo que depara el futuro, lo seguro es que la posición de los influenciadores digitales se afianzará más, teniendo un mayor efecto en el comportamiento de los seguidores y sobre todo, elevando sus tarifas.

 

En una próxima ocasión hablaremos de quiénes son algunos de los influencers más importantes y qué están haciendo para cambiar la manera en la que nos comunicamos.

No Comments

Post a Comment