El poder de las imágenes

 

¿Alguna vez te has puesto a pensar en la esencia de todo lo que hacemos cuando estamos frente a una pantalla, ya sea de una computadora o de un smartphone? Podrías decir que a veces trabajamos, a veces jugamos, a veces vemos películas, pero sobre todo nos comunicamos.

 

En promedio, varios estudios han demostrado que pasamos casi el 40% del tiempo que usamos algún dispositivo enviando mensajes o escribiendo en los muros de nuestros amigos. ¡Es nuestra actividad favorita!

 

Y si seguimos en el mood reflexivo nos podremos dar cuenta que la comunicación ahora es diferente. Hay situaciones en las que ni escribimos. Es más fácil (Y divertido) recurrir a un meme o a un emoji. Lo hacemos casi por instinto. Así es nuestra naturaleza. Nuestro cerebro está diseñado para procesar las imágenes 60,000 veces más rápido que el texto.

 

A partir de este simple dato es que se construye toda nuestra realidad actual. ¿Por qué Instagram se ha vuelto tan popular? Porque preferimos las imágenes. ¿Por qué los videos tienen un alto porcentaje de engagement? Porque preferimos las imágenes.

 

(Nota: Usamos el término “imágenes” para referirnos tanto a fotos como al video, ya que en esencia, este último no es más que una serie de imágenes en movimiento).

 

Una imagen es una herramienta tan poderosa para comunicar un mensaje. Es universal, es concisa, es sorprendente. 

 

Pero las marcas pocas veces aprovechan el valor de lo visual. En muchas ocasiones, creen que es más importante dedicar el tiempo y atención a crear los copys perfectos, las estrategias más brillantes, dejando al último la creación de contenidos visuales originales y específicos para lo que se necesita comunicar. De hecho, muchas marcas no invierten en la creación de visuales propios, ya que deciden recurrir a opciones como la compra de imágenes de stock.

 

Esto es un gran riesgo, ya que al hacerlo, se pierde la gran oportunidad de comunicar la esencia de la marca de una manera única.

 

Una imagen no es un recurso que se pueda adaptar a cualquier objetivo. Al contrario, cada una de ellas debería crearse en respuesta a una necesidad en particular.

 

Y este es uno de los retos más grandes que enfrentan las marcas en este momento. Con toda la competencia que existe por la atención de los usuarios, ¿Cuál es la mejor manera de destacar en todas las plataformas que ahora dan prioridad al contenido visual?

 

La respuesta es simple, lograrlo tal vez no tanto. Lo importante aquí es recordar que tenemos todo a nuestro favor si decidimos aprovechar el poder de las imágenes.

 

Por ejemplo, Facebook por default da prioridad a las publicaciones con fotos y videos. El 93% de los posts con más engagement son imágenes y algunos expertos dicen que en dos o tres años, la mayor parte del contenido que se publique en esta red social será video.

 

Así que independientemente de lo que hagas, recuerda que una imagen SIEMPRE dirá más que mil palabras.

No Comments

Post a Comment