Cuando las marcas colaboran

Dicen que dos cabezas piensan mejor que una y tal vez esa es la premisa por la cual muchas marcas se han guiado para organizar una infinidad de intervenciones y colaboraciones que en este momento se han convertido en una de las actividades más comunes. Pero, ¿Cuál es el valor de establecer este tipo de alianzas creativas?

 

No podemos afirmar que las colaboraciones e intervenciones sean algo nuevo. Seguro han existido toda la vida, pero en últimos años hemos visto su uso y abuso por marcas de todo tipo. Incluso ha habido algunas bastante inesperadas.

 

Si hay una industria que ha puesto el ejemplo ha seguir es el mundo de la moda, con las famosas colaboraciones entre H&M y los más aclamados diseñadores como Karl Lagerfeld o Alexander Wang. También es importante mencionar las de marcas deportivas como Adidas con creativos como Stella McCartney. Éstas últimas han servido para afianzar la tendencia sport, tan característica de nuestra época.

 

¿Cuáles son los beneficios? ¿Es acaso este camino tan seguro como para funcionar a la perfección para cualquiera que intente seguirlo?

 

El aspecto positivo de trabajar en conjunto es una mayor exposición a audiencias que normalmente no conocerían a la marca. Retomando el ejemplo de H&M, esto fue lo que benefició a firmas como Martin Margiela e Isabel Marant, quienes sin duda fueron los ganadores de haber establecido dichas colaboraciones.

 

Una alianza exitosa puede funcionar como el punto de partida para la innovación, al poder intercambiar conocimiento esencial como es el entendimiento de los consumidores. Pero sobre todo, el beneficio más grande puede ser que las colaboraciones e intervenciones ayudan a mantener la relevancia de una marca, que de otra manera podría perderse entre todo el ruido que nos satura actualmente.

 

Cuando dos marcas se juntan, todos se benefician. ¿A quién no le gusta ver el resultado de una colaboración innovadora e interesante?

 

A continuación te mostramos 3 ejemplos de colaboraciones/intervenciones que han tenido éxito en todos los aspectos.

 

Apple X Hermès: El futuro de la tecnología está en los wearables. Pero la primera generación del Apple Watch sirvió como lección para probar que no solo se trata de ofrecer las funciones más innovadoras, sino de crear objetos de deseo que se fusionen con nuestro estilo personal. La intervención del Apple Watch por parte de la marca francesa es una muestra de cómo la tecnología irá perdiendo su aspecto “futurista” para convertirse en algo tan neutro que incluso olvidaremos que existe.

 

Uber X Spotify: Los servicios que han triunfado son aquellos que personalizan al máximo las experiencias de los usuarios y si Uber ha logrado ofrecer la mejor opción de transporte, con su alizana con Spotify nadie puede hacerle competencia. La música que escuchamos es algo tan personal, que el hecho de poder darle play nuestros playlist durante el viaje es un diferenciador que cualquiera agradecerá (Seamos honestos, todos odiamos la música de los taxis).

 

Cuando las marcas colaboran: Evian

Evian X Diseñadores: Sabemos que Evian es una marca de lujo, pero al final es agua, como cualquier otra. Entonces ¿Cuál es la razón de que diseñadores como Paul Smith, Jean Paul Gaultier e Issey Miyake hayan intervenido la botella de Evian? Según Alexander Wang, el encargado de crear la más nueva versión, afirma que es parte de aquello que crea un estilo de vida, el cual no solo se compone de la ropa que usamos, sino de los muebles que tenemos, las cosas que comemos y también, el agua que tomamos.

No Comments

Post a Comment